Bundt cake de coco y chocolate blanco

Desde que vi este bundt cake en I love bundt cake, casi no he podido pensar en otra cosa, chocolate blanco? coco? me parecía una combinación magnifica y tenía que probarlo. Y aquí está, un magnifico bundt extremadamente húmedo, jugoso y a la vez contundente que no te dejará indiferente. Sale un bundt enorme, pero aguanta tierno días y días así que no hay problema y si sois pocos en casa, siempre podéis llevar un trozo a la familia, al vecino, o a la oficina, os quedarán enteramente agradecidos.

En cuanto al sabor, tengo que reconocer que aunque lo encontré delicioso, no aprecié el chocolate blanco. El coco sin embargo se apreciaba en su justa medida (que es como a mi me gusta) lo encuentras y disfrutas, pero no es para nada excesivo. Y es que a mi el coco me gusta de a poquitos, no soy una gran amante de este ingrediente, pero si que me gusta mucho cuando solo “te lo encuentras” sin demasiado protagonismo. Lo que mas me gusto de este bundt fue su jugosidad, la humedad que tiene, una delicia.

Ingredientes;

  • 125 gr de chocolate blanco
  • 125 gr de agua caliente
  • 225 gr de azúcar
  • 225 gr de mantequilla
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 360 gr de harina tamizada
  • 1 cucharadita de bicarbonato (lo tamizamos con la harina)
  • 250 de buttermilk (en su defecto leche con un chorrito de zumo de limón que dejaremos reposar mientras llega el turno de utilizarlo)
  • 4 claras de huevo
  • 80 gr de coco rallado

Derretimos el chocolate blanco en el agua caliente y reservamos.

Batimos el azúcar y la mantequilla hasta que blanquee.

Añadimos los huevos a la masa anterior, uno a uno y sin dejar de batir, esperamos que se integre el primero para añadir el segundo.

Añadimos el extracto de vainilla y mezclamos.

Con la batidora al minimo vamos añadiendo la harina y el buttermilk, alternando uno y otro, acabando con la harina.

Batimos las claras (no las monté, las puse espumadas) se las añadimos a la mezcla.

Finalmente añadimos el coco, le damos unas vueltas a la masa para que se reparta y vertimos en un molde.

Llevamos al horno precalentado 180º durante 50-60 min.

Sacamos del horno y dejamos reposar 15 min antes de desmoldar.