Bundt cake de coco y chocolate blanco

Desde que vi este bundt cake en I love bundt cake, casi no he podido pensar en otra cosa, chocolate blanco? coco? me parecía una combinación magnifica y tenía que probarlo. Y aquí está, un magnifico bundt extremadamente húmedo, jugoso y a la vez contundente que no te dejará indiferente. Sale un bundt enorme, pero aguanta tierno días y días así que no hay problema y si sois pocos en casa, siempre podéis llevar un trozo a la familia, al vecino, o a la oficina, os quedarán enteramente agradecidos.

En cuanto al sabor, tengo que reconocer que aunque lo encontré delicioso, no aprecié el chocolate blanco. El coco sin embargo se apreciaba en su justa medida (que es como a mi me gusta) lo encuentras y disfrutas, pero no es para nada excesivo. Y es que a mi el coco me gusta de a poquitos, no soy una gran amante de este ingrediente, pero si que me gusta mucho cuando solo “te lo encuentras” sin demasiado protagonismo. Lo que mas me gusto de este bundt fue su jugosidad, la humedad que tiene, una delicia.

Ingredientes;

  • 125 gr de chocolate blanco
  • 125 gr de agua caliente
  • 225 gr de azúcar
  • 225 gr de mantequilla
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 360 gr de harina tamizada
  • 1 cucharadita de bicarbonato (lo tamizamos con la harina)
  • 250 de buttermilk (en su defecto leche con un chorrito de zumo de limón que dejaremos reposar mientras llega el turno de utilizarlo)
  • 4 claras de huevo
  • 80 gr de coco rallado

Derretimos el chocolate blanco en el agua caliente y reservamos.

Batimos el azúcar y la mantequilla hasta que blanquee.

Añadimos los huevos a la masa anterior, uno a uno y sin dejar de batir, esperamos que se integre el primero para añadir el segundo.

Añadimos el extracto de vainilla y mezclamos.

Con la batidora al minimo vamos añadiendo la harina y el buttermilk, alternando uno y otro, acabando con la harina.

Batimos las claras (no las monté, las puse espumadas) se las añadimos a la mezcla.

Finalmente añadimos el coco, le damos unas vueltas a la masa para que se reparta y vertimos en un molde.

Llevamos al horno precalentado 180º durante 50-60 min.

Sacamos del horno y dejamos reposar 15 min antes de desmoldar.

Hummus de cúrcuma y anacardos

Y aquí está la tonta del hummus, porque lo sé, lo mío con esta crema de garbanzos roza la obsesión, pero que queréis que os diga, me vuelve loca y es ver una nueva receta y no pienso en otra cosa hasta que lo pruebo.

Esta receta en concreto la vi en instagram, en la cuenta de @dulcementenadia y me dejó muda, así que me puse manos a la obra. La textura me ha resultado muy diferente a la de otros hummus y le hice un par de pequeñas variaciones para adaptarlo mas a mi paladar, pero nos ha gustado muchísimo. Le puse menos comino y ajo, pero le añadí aceite de oliva, que a mi el hummus me lo pide y un poquito de sal, que a mi el cuerpo me la pedía ;), pero ya sabéis, al final es cuestión de darle el toque de cada uno.

Ingredientes;

  • 400 gr de garbanzos cocidos
  • jugo de media lima
  • 50 gr de anacardos tostados
  • 40 ml de agua
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de cebolla molida
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva hasta conseguir la textura deseada

En la thermomix o en una batidora, trituramos los anacardos con el agua.

Añadimos el resto de ingredientes (a excepción del aceite de oliva). Trituramos bien y probamos. Añadimos aceite de oliva hasta conseguir la textura y sabor que nos parezca y finalmente lo ponemos al punto de sal.

Vamos que como siempre, preparar un hummus no tiene ninguna ciencia, así que no llego a entender como nadie puede ir a comprarlo al mercadona con lo espectacular que está el que hacemos en casa 😉

Ha desbancado a mis adorados hummus nórdico y hummus de aceitunas negras? No, es mas, no creo que exista hummus mas buenos que esos, pero aun así es una opción deliciosa que os recomiendo probar, me ha gustado mucho mas que el de ajo negro o el de guacamole, que me gustó tan poco que ni me molesté en enseñároslo.

Bizcocho derramado

Hoy os traigo un bizcocho que me ha dejado entusiasmada y es que lo tiene todo, un tamaño reducido para saciar las ganas de dulce el fin de semana, una elaboración tan sencilla que no necesitarás ni sacar la batidora y un sabor delicioso a pesar de la sencillez de sus ingredientes.

La receta la vi en un video en youtube que aquí os dejo. La verdad que me llamó mucho la atención que llevara la mermelada dentro de la masa y me parecía raro que no se bajara…. pues bien, a mi si que se me bajó y es que la masa no es tan espesa como para que la sostenga o tal vez puse la capa de abajo demasiado fina… no lo se. Ese mismo canal tiene otra versión en la que hacen un el mismo bizcocho pero con el doble de ingredientes y en esa primero hornean 1/3 de la masa durante unos minutos, luego le ponen la mermelada y encima el resto de la masa. A mi personalmente esa versión me convencía menos, así que opté por esta.

En la video usaron un molde plum cake no muy grande, pero el bizcocho se veía bastante bajo y a mi me gustan bien altos, así que opté por el molde mas pequeño que tenía, que era de papel de los de panettone y que creo que sería de unos 12 cm. Como os digo sale un bizcocho pequeño, ideal para que no os sobre ni una miga, pero obviamente podéis doblar las cantidades si lo queréis mas grande.

Ingredientes;

  • 2 huevos
  • 50 gr de azúcar
  • un chorrito de vainilla liquida
  • 50 ml de leche
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 110 gr de harina
  • 1 sobre de levadura
  • memelada

En un bol batimos con unas varillas los huevos con el azúcar.

Añadimos los líquidos (vainilla, leche y aceite) batiendo después de poner cada uno de ellos.

Le ponemos la harina y la levadura y terminamos de mezclar la masa hasta que la harina esté completamente integrada y no tengamos grumos.

Ponemos poco mas de 1/ 3 de la masa en un molde, encima colocamos la mermelada, lo haremos con ayuda de una cuchara y mucho mimo para intentar evitar que se hunda en la masa. Finalmente ponemos el resto de la masa encima, procurando tapar por completo la mermelada.

Llevamos al horno precalentado a 170-180º durante unos 30-40 min (dependerá del molde que uséis, a mi me llevó los 40 min)

Sacamos del horno dejamos enfriar, decoramos con azúcar glass y a disfrutar.

Bundt cake de crema de cacahuete

Y por fin tengo horno nuevo. No sabéis las ganas que tenía de tenerlo, de volver a preparar todo tipo de masas. Me siento como una niña con zapatos nuevos.

Para el estreno del susodicho tenía clarísimo que quería un bundt cake y el elegido fue este que vi en I love bundt cake y que ya os adelanto que aunque las fotos no han quedado muy allá, tiene un sabor espectacular. Cuando lo sacas del horno el olor de la mantequilla de cacahuete te embarga, pero cuando lo cortas….. bufff indescriptible, se te hace la boca agua.

Si os animáis ha prepararlo (cosa que os recomiendo) recordar que la mantequilla de cacahuete ha de ser crujiente,, no de la normal, porque luego en el bundt te encontraras esos trocitos y serán un regalo al paladar, creerme, no prescindáis de ellos.

En la receta decía que quedaba perfecto para un molde de 5 tazas, así que usé el mas pequeño que tengo, el jubilee loaf pan, que es de 6 tazas, pero desde el primero momento me pareció que era mucha masa para ese molde y efectivamente a los 5 min de cocción ya se salía la masa del molde. Cuando lo repita seguro usaré un molde mas grande, porque prefiero que se asiente perfectamente sobre la base. También tenía una cobertura de chocolate que sin duda le iba fenomenal, porque la mezcla de crema de cacahuete con chocolate creo que es de las cosas que mas me gustan, pero los bundt cake son tan calóricos que me cuesta añadirles cobertura.

Ingredientes;

  • 250 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 180 gr de crema de cacahuete crujiente
  • 200 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 120 ml de buttermilk (o en su defecto leche con zumo de limón tras dejarla reposar)
  • 1 sobre doble de gaseosa
  • 1 pizca de sal

Procuramos que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.

Tamizamos la harina con la gaseosa y la sal, reservamos.

Batimos las mantequillas con el azúcar hasta que estén completamente integradas.

Sin dejar de batir comenzamos añadir los huevos, de uno en uno y esperando a que el primero esté integrado para añadir el siguiente.

A partir de aquí a mi me gusta hacer la mezcla de manera manual, suelo desenganchar el batidor de la amasador y lo utilizo para ayudarme hacerlo.

Vamos añadiendo la harina y la buttermilk de manera alterna y mezclándolo con mimo (acabaremos siempre con la harina).

Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado y llevamos al horno precalentado. Cocinamos según las instrucciones de tu horno. en el mío lo tuve 50 min a 170º.

Pasado el tiempo lo dejamos reposar 10-15 min y lo desmoldamos sobre una rejilla y si podemos contenernos esperamos a que esté frío para degustarlo. Ahora que si no te contienes y le metes mano… disfrútalo que tampoco pasa nada.

Coca de sardinas y tomates secos

No se el tiempo que hacía que no preparaba una cosa, seguramente incluso años. Me resultó curioso darme cuenta porque la verdad que me encanta y con la thermomix se hace en un momento, de hecho cuando la compré la preparaba constantemente. En fin que cuando nos enviaron el desafío de este mes y supe que la receta sería una coca, me entusiasmo la idea de volver a prepararla.

Uno de los miedos que tenía es que no tengo bien el horno, llevo meses queriendo cambiarlo, pero como con el tengo que cambiar la placa, como que no me acabo de decidir por ninguna. En fin, que mi horno es una locura, todo lo quema y eso a pesar de usarlo a 150º, por ese motivo me decidí por una receta sencilla con la espectacular masa del libro imprescindible de thermomix, que lleva solo 10 min de horno y los ingredientes se ponen ya listos.

El resultado es una coca que no ha quedado muy vistosa (la cebolla ni se aprecia en la foto) pero que estaba riquísima, pero es que esa masa te la comes sola si hace falta, que cosa tan rica…

En fin, vamos al lio

Ingredientes para la masa;

  • 50gr de aceite
  • 50gr de manteca de cerdo
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 300 gr de harina
  • 1 sobre de levadura seca
  • 1 pizca de sal

Ingredientes para cubrirla;

  • aceite
  • 2 cebollas
  • 2 latas de sardinas
  • 1 bote pequeño de tomates secos

Lo primero que haremos será la masa, para ellos ponemos en el vaso de la thermomix el aceite, la manteca, el agua y la sal, programamos 30 seg, 37º, vel 2.

Añadimos al vaso la harina con la levadura y la pizca de azúcar, mezclamos 20 seg a velocidad 6.

Retiramos la masa del vaso y la dejamos reposar una hora (este paso no es imprescindible, en la delegación de thermomix la preparaban muchas veces inmediatamente después de hacerla y es que la masa luego no es como de pan, si no crujiente… desde mi punto de vista podríamos ponerle mucha menos levadura.

Mientras la masa reposa picamos las cebollas y las sofreímos en aceite hasta que esté transparente (le pondremos un poco de sal también).

Estiramos la masa sobre la bandeja del horno y sobre ella extendemos nuestra cebolla pochada y colocamos las sardinas y los tomates secos. Llevamos al horno precalentado 170º durante 10-12 min.

Insisto en que la foto no le hace justicia, pero está riquísima y es que si nunca habéis preparado una coca con esta masa, ya estáis tardando en meteros en harina porque os va encantar.

Y ahora como cada mes, os invito a pasar y ver las maravillosas propuestas de mis compañer@s AQUÍ

Galletas de philadelphia y vainilla de Rocío

No os lo vais a creer, pero este es el desafío número 89, casi nada. Este mes además es muy especial, una de nuestras desafiadoras, Rocio de Chismes y cacharros, ha dejado el grupo así que nos han propuesto preparar una de sus recetas para darle de ese modo nuestro pequeño homenaje.

Podíamos elegir la receta que de su blog que quisiéramos y yo que soy así como un poco necia, me empeñé en que tenía que ser una receta dulce porque es lo que tocaba, así que me puse a buscar entre los muchos postres que tiene en su blog y en seguida me enamoré de estas galletas. La receta no puede ser mas sencilla y el resultado fantástico, unas galletas deliciosas.

Ingredientes;

  • 100 gr de mantequilla en pomada
  • 200 gr de queso philadelphia
  • 250 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de azúcar avainillado
  • 80 gr de azúcar

Mezclamos la mantequilla con el queso, la sal y el sobre de azúcar avainillado.

Añadimos la harina y amasamos hasta obtener una masa lisa.

Ponemos la masa entre dos papeles de hornear y estiramos hasta formar un rectangulo, una vez estirado extiramos por encima 3 cucharadas de azúcar y enrollamos sobre si mismo. Llevamos a la nevera por 30 min.

Precalentamos el horno a 200º, sacamos el rollo de masa de la nevera y lo cortamos en rodajas no muy finas. Pasamos cada rodaja por azúcar y las vamos poniendo en la bandeja del horno.

Horneamos durante unos 20 min y dejamos enfríar.

Y ahora como siempre os dejo invito a ver las elecciones de mis compañer@s del desafío AQUI

Popietas de pollo con salsa Alfredo

Toca desafío salado y esta es una de esas veces que te quedas super a gusto con la receta que has preparado y te apetece recomendarsela a todo el mundo, así que tan contenta de enseñarosla.

En fin que nos habían retado a preparar unas popietas y no me digáis porqué pero lo primero que pensé fue en merluza… lo tenía clarísimo, pero de golpe me topé con esta receta de A freir esparragos y se me antojó, así que fue finalmente la elegida.

La receta lleva tres elaboraciones, por una parte haremos una duxelle de champiñones con la que rellenaremos nuestras popietas, luego tendremos que rellenarlas y freirlas y finalmente prepararemos una sencilla salsa Alfredo con la que las acompañaremos.

Ingredientes;

  • 250 gr de filetes de pechuga de pollo finos y estrechos

Para la duxelle

  • 125 gr de champiñones
  • 10 gr de mantequilla
  • 1 chalota
  • 25 ml de vino blanco
  • 1 cucharada de paté (opcional, yo siempre se lo pongo a la duxelle)

Para la salsa Alfredo

  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 25 gr de mantequilla
  • 25 ml de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de maicena
  • 50 ml de leche
  • 50 gr de queso crema
  • sal y pimienta

Empezamos preparando la duxelle. Calentamos la mantequilla y cocinamos la chalota hasta que esté tierna, añadimos los champiñones muy picados y cocinamos.

Añadimos el vino, dejamos hervir para que evapore el alcohol y echamos el paté, probamos y lo ponemos a punto de sal. Reservamos esta preparación.

Continuamos con la salsa, que seguramente tendremos que volver a calentar cuando tengamos la carne lista.

Derretimos la mantequilla y cocinamos el ajo y la cebolla hasta que esté tierna.

Añadimos el vino y dejamos hervir para que se evapore el alcohol.

Mezclamos la maizena con la leche fría hasta que se integre y se lo vamos añadiendo poco a poco a la sartén sin dejar de remover, finalmente le ponemos el queso crema y lo deshacemos.

Si nos parece que la salsa está muy espesa le ponemos mas leche (a mi la verdad que me encanta así y no se la pongo). Reservamos la salsa.

Estiramos los filetes de pollo, los salpimentamos, colocamos una cucharada de duxelle en cada uno de ellos, enrollamos sobre si mismos y nos ayudamos de un palillo para evitar que se abran. Llevamos nuestros rollitos a una sartén con un poco de aceite y freimos por todas las caras para que se haga la carne.

Finalmente servimos nuestras popietas acompañadas de la salsa.

Ahora os invito a ver la maravillosa variedad que han preparado mis compañer@s del desafío AQUI

Pescado rebozado a la cerveza con patatas asadas

Esta receta pertenece al libro la cocina fácil de Lorraine Pascale, y es la versión que ella nos da del famoso fish and chips de Reino Unido.

El plato es obviamente delicioso, a quien no le gusta el pescado rebozado con patatas? en este caso las patatas van asadas lo que ayuda a restarle calorías al plato. El rebozado es delicioso aunque sigo prefiriendo el de Gordon Ramsay.

Ingredientes;

  • 260 gr de harina
  • 4 cucharadas de harina de maiz
  • 1/4 de cucharada de levadura
  • sal y pimienta
  • 350 ml de cerveza rubia
  • 1 kg de patatas peladas
  • Filetes de pescado (usé merluza)
  • 1 lima

Mezclamos en un bol las dos harinas con la levadura y vamos añadiendo la cerveza, removiendo para que no queden grumos. Tapamos y dejamos reposar durante 1 hora.

Cortamos las patatas en porciones de 1 cm y luego en tiras. Cocemos en agua hirviendo durante 3 min, luego las escurrimos y las secamos. Las vamos colocando en una bandeja de horno, rociamos con aceite de oliva, sal pimentamos y horneamos 15 min en el horno precalentado a 220 º. Sacamos la bandeja las agitamos bien para que se muevan y las volvemos a meter otros 15 min, se tienen que ver doradas y crujientes.

En un plato ponemos un poco de harina, salpimentamos el pescado lo pasamos por la harina y lo introducimos en la masa de rebozado que teníamos reposando, dejamos que escurra el exceso y lo freímos en aceite bien caliente.

Servimos el pescado con las patatas y lo rociamos con el jugo de la lima (podéis prescindir de este paso si no es de vuestro gusto)

Papas arrugás con mojo picón

SAM_3925Lo primero disculparme con los canarios por si esta receta no es exactamente tal cual ellos la preparan, pero nunca he estado en canarias y no probado las autenticas, así que no puedo asegurar que el resultado sea fiel, pero lo que si puedo asegurar es que estas patatas están espectaculares. Ir preparando una buena barra de pan para disfrutar de unas salsas deliciosas.

Las patatas las he preparado en la GM G y las salsa en la thermo, de hecho la receta de las salsas son del libro imprescindible.

Ingredientes;

  • Patatas para guarnición y sal gorda

Para el mojo picón rojo

  • 4 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • 1 cucharadita de comino en grano
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 15 ml de vinagre
  • 1 cucharada de pimentón dulce

Para el mojo verde

  • 2 dientes de ajo
  • 1 manojo de perejil (tendría que ser cilantro, pero prefiero el perejil)
  • 1 cucharadita de sal
  • 150 ml de aceite 
  • 15 ml de vinagre

Lavamos las patatas, las ponemos en la olla GM, las cubrimos con agua y les ponemos un puñado de sal gorda. Cerramos la olla y programamos 7 min menú guiso 130º.

Mientras tanto vamos haciendo los mojos.

Empezamos por el rojo, ponemos los ajos, la guindilla y el comino y trituramos 20 seg al 7, con la espátula bajamos los restos e incorporamos la sal, el aceite, el vinagre y el pimentón. Programamos 2 min velocidad 10 y reservamos.

Seguimos con el verde, ponemos el ajo y el perejil en el vaso, picamos 2 min velocidad progresiva 5-10. Bajamos los restos e incorporamos la sal, el aceite y el vinagre y mezclamos 3 min velocidad progresiva 5-10. Reservar.

Cuando estén las patatas las escurrimos y las volvemos a poner en la olla, esta vez sin agua. Programamos de nuevo menú guiso y añadimos un poco de sal gorda por encima. Vamos moviendo las patatas para que se vayan secando y arrugando hasta que nos parezca (yo tuve poca paciencia, podría haberlas dejado un poco mas).

Servimos las patatas acompañadas de las salsas y una buena barra de pan. 

Bizcocho de speculoos

IMG_20191013_103937

Lo que me gusta un buen bizcocho, no os lo podéis imaginar, así que cuando nos retaron a preparar un bizcocho para el desafío de este mes pensé en primera instancia que era un desafío demasiado sencillo e inmediatamente después pensé en la entrada tan espectacular que nos quedaría con un montón de originales bizcochos y ya me entusiasme.

desafio+en+la+cocina_Maquetaci%C3%B3n+1+(1)Mi primera idea era hacer un bizcocho de praliné de almendras, no se, se me antojó, no tenía ni idea de como hacerlo siquiera, pero luego haciendo la compra en el carrefour me pasé por delante de la crema de Lotus y bingo, resulta que como la nocilla, me vuelve loca e inmediatamente después pensé -oye que no tengo ningún bizcocho con esta crema y tiene que estar impresionante- pues ahí que encontré la escusa perfecta para traerme el tarro a casa.

Miré millones de recetas por internet y me decanté por esta que era si os digo la verdad la que mas se repetía, así que deduje sería la mejor. El bizcocho en si es una bomba calorica, pero no lo penséis, si nos vamos a saltar la dieta que sea a lo grande.

Ingredientes;

  • 420 gr de harina
  • 1 cucharadita de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 200 gr de mantequilla
  • 200 gr de crema de speculoos (en España podemos encontrar la de lotus en cualquier super.
  • 500 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 120 ml de leche

IMG_20191013_104238Empezamos engrasando el molde que vamos a usar y precalentando el horno.

Tamizamos la harina con la sal y la levadura.

Batimos la mantequilla con la crema y el azúcar hasta obtener una crema fina.

Vamos añadiendo los huevos uno a uno esperando que esté integrado el primero para añadir el segundo.

Vamos añadiendo la harina y la leche, alternando un poquito de cada. Empezaremos y terminaremos con la harina.

La masa que tendremos será muy muy espesa, difícil de mezclar. La vertimos en el molde que vamos a usar y le damos unos buenos golpes contra la encimera para que rellene bien todos los huecos, mi acabado no es perfecto porque ese paso lo hice muy a la carrera y es que como os digo la masa es muy muy espesa.

Horneamos el bizcocho a 180º durante 50-60 min, pero esto es muy ostentativo, cada horno es un mundo, a mi me llevó algo mas de tiempo. Lo pincharemos para saber si está listo.

Lo sacamos y dejamos reposar 15 min antes de desmoldar. Podemos hacerle un glaseado que personalmente le puse uno muy escaso por decorar un  poco, pero que con todo lo que lleva este bizcocho, sinceramente me parece completamente prescindible (aunque está aun mas bueno con él, eso desde luego)

El glaseado como os digo se lo puse por decorar, cogí 50gr de azúcar glass, 1 cucharadita de nocilla y le puse un poquito de leche para ligarlo todo. Lo suyo sería hacer mas cantidad y cubrir en condiciones, pero es que con lo que lleva el bizcocho no fui capaz de añadir tantísimas mas calorías.

Como veis el bizcocho sale ENORME es la primera vez que se me sobresale ese molde, es espectacular, pero ir pensando en repartir con los vecinos o comer bizcocho toda la semana. De sabor? DELICIOSO, pero también contundente, si no tenéis visitas casi os recomendaría hacer la mitad de la receta. Personalmente me voy a llevar mañana la mitad a la oficina porque por semana evito el dulce y no puedo tener esta tentación aquí llamándome a gritos.

En fin, espero que os guste la receta y que os animéis a probarlo porque es un bizcocho delicioso y os invito a ver la maravilla de bizcochos que han preparado mis compañer@s del desafío, entrando AQUI