Timbal de patatas, gulas y huevo poché

Estamos a 20 de noviembre y eso significa que toca desafío. Este mes no nos lo han puesto nada difícil, nos han retado a preparar un timbal y como ya sabéis eso abre un abanico inmenso y de una dificultad que puede ir desde lo mas sencillo hasta complicarse la vida todo lo que queramos.

En mi caso no me he complicado demasiado, lo sé, pero si estoy muy orgullosa de la receta porque además que quedar un plato delicioso, he conseguido por primera vez un huevo poché perfecto. Ese fue mi reto personal, un huevo poché con su clara perfectamente hecha y su yema líquida. Una delicia de yema que cuando cortas empapa las capas inferiores…. ains que cosa tan rica. Que también digo, está perfecto para mi, que a la hora de pochar un huevo hay quien lo quiere menos hecho aun. Pero lo que es a mi, así es la perfección absoluta.

Importante para hacer los huevos, que estén frescos y del tiempo, así que sacarlos de la nevera por lo menos 1 hora antes.

Bueno vamos a lo importante, la receta.

Ingredientes;

  • 2 patatas grandes
  • 200 gr de gulas
  • aceite de oliva
  • 2 dientes de ajo
  • 1 guindilla
  • 1 cucharadita de vinagre
  • sal y pimienta

Pelamos las patatas y las cortamos panadera, las salpimentamos y las freímos en aceite a fuego medio para que no queden crujientes. Para que os hagáis una idea yo las hice en la freidora a 150º. Reservamos.

En una sartén con un chorro de aceite de oliva doramos los ajos picados y la guindilla. Añadimos las gulas y salteamos un par de minutos. Reservamos.

Cascamos el huevo en un recipiente a parte.

Ponemos un cazo con agua a fuego fuerte, cuando veamos que le falta poco para hervir (le salen unas pequeñas burbujitas) bajamos un poco el fuego para evitar que lo haga. Añadimos la cucharadita de vinagre y con una cuchara mas grande que introducimos un poquito en el cazo, le damos unas vueltas al agua para formar un pequeño remolino, dentro de él añadimos el huevo y seguimos girando la cuchara un poco mas. La dificultad vendrá aquí, en el tiempo de cocción y es que no todos los huevos son iguales, a mi el primero me quedó cocido del todo, había leído que eran unos 4 min, pero en el caso de los huevos que tenía en casa fueron 3 min exactos. Pasado ese tiempo sacamos el huevo del agua.

Montamos el plato ayudándonos de algún molde redondo, colocamos una base de patatas, encima ponemos las gulas y finalmente coronamos con el huevo y unas escamas de sal sobre él.

Y ahora os invito a ver la variedad de timbales que os traen l@s compañeros del desafío AQUI.

Bundt cake de calabaza y canela

Hoy 15 de noviembre es el día mundial del bundt cake y he pensado que no había mejor momento para traeros el que ha sido uno de los mejores bundt cake que he probado. Una delicia espectacularmente jugoso, con un sabor a otoño que te dejará sin palabras. De esos bizcochos tan húmedos que podrías comerlo perfectamente con cuchara. Y desde ya advierto, no apto para los que la canela les guste lo justo porque su sabor es muy intenso.

La receta la vi en Watevabakes y únicamente suprimí el clavo y la nuez moscada porque en casa no creo que hubiera tenido mucho éxito con ambas especias. La masa resultante era bastante líquida, estoy acostumbrada a que la mayoría de los bundt tienen una masa muy densa y este era todo lo contrario así que no me atreví a ponerle los 100gr de nueces, pensé que se irían al fondo. Le puse un puñadito picado y otro de pepitas de chocolate, pero una vez visto como estas se han repartido creo que la próxima vez si se lo voy a poner.

El puré de calabaza puedes comprarlo preparado o hacerlo en casa. Yo tenía calabaza de sobra así que opté por prepararlo. Para hacerlo así la calabaza en la crock pot durante 3 horas en alta. La trituré con ayuda de un pisapatatas y la escurrí todo lo que pude. De ahí saqué los 400gr que necesitaba el bizcocho.

Ingredientes;

  • 250 gr de aceite de oliva suave o girasol
  • 300 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 250 gr de harina
  • 400 gr de puré de calabaza
  • 1 cucharadita y media de bicarbonato sódico
  • 2 cucharaditas de canela
  • 1 pizca de sal
  • 1 puñado de nueces picadas y pepitas de chocolate

Batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen.

Tamizamos la harina con la sal, la canela y el bicarbonato.

Sin dejar de batir añadimos el aceite poco a poco a la mezcla de huevos y azúcar.

Añadimos a la mezcla anterior el puré de calabaza y seguimos mezclando.

Empezamos a incorporar la mezcla de harina, con canela, poco a poco y batiendo a velocidad mínima o de manera manual. Tiene que quedar completamente incorporado.

Añadimos las nueces y las pepitas de chocolate y mezclamos con una espatula.

Vertimos la mezcla en un molde de bundt cake previamente engrasado y llevamos al horno precalentado a 175º durante 50 min.

Dejamos enfriar 15 min antes de desmoldar.

Sale un bundt cake enorme que curiosamente no durará gran cosa en vuestra cocina.

Tarta Tatin de manzana

Este mes en el desafío nos han retado a preparar una tarta tatin. A mi es una tarta que me encanta, es fácil, rápida y además deliciosa, que mas se puede pedir.

Pues mi idea original era prepararla de platano o de pera porque siempre la he preparado de manzana y me apetecía probar otra cosa, pero estamos en temporada de manzanas y nos han regalado dos bolsas así que no me ha quedado mas remedio que tirar de ellas.

La primera vez que la hice probé con una masa casera, pero no me entusiasmo así que el siguiente intento ya tiré de hojaldre comprado. Se que me he tirado a lo fácil, pero es que esta tarta me gusta mas con hojaldre, que le voy hacer.

Podemos prepararla en una sartén y luego pasarla a un molde, pero si podeis lo ideal es hacerla toda en el mismo sitio. En mi caso utilicé una sartén que puede ir al horno.

Ingredientes;

  • 1 cucharada de mantequilla
  • 100 gr de azúcar
  • 3 manzanas grandes
  • 1 lamina de hojaldre de mantequilla

Precalentamos el horno a 180º

Pelamos y cortamos en trozos grandes las manzanas.

En una sartén que pueda ir al horno ponemos la mantequilla, cuando esté derretida añadimos el azúcar y removemos hasta que se haga un caramelo clarito.

Añadimos las manzanas y cocinamos unos minutos con el caramelo

Tapamos la preparación con la lamina de hojaldre (enrollamos los bordes para ajustarlos a la sartén). Pinchamos el hojaldre para que no crezca en la base y llevamos la sartén al horno durante 30 min.

Al sacarlo del horno le damos la vuelta sobre un plato para que nos quede el hojaldre para abajo.

Es una tarta ideal para consumir caliente, pero fría sigue estando deliciosa.

Y ahora os invito a ver la variedad de tatin que han preparado mis compañer@s AQUI

Arroz amarillo con pollo y criollo

Este mes en el desafío nos han propuesto preparar una paella o en su defecto un arroz del estilo. Yo tenía muchas ganas de probar una receta de Lorraine Pascale, ella lo llama paella a su manera, yo sin embargo tengo miedo que me coman los valencianos así que lo he bautizado como arroz amarillo con pollo y criollo.

A mi personalmente me hace gracia que todos los cocineros extranjeros le pongan chorizo a la paella, pero a siendo sincera, siempre creo que tiene que estar bien rico. Yo le pongo chorizo muchas veces al arroz y de verdad que le da un sabor espectacular. Pues un poco en honor a todos esos cocineros que les saltan encima por la osadía de ponerle chorizo, me apetecía preparar este arroz.

El tema ha sido que no quería usar chorizo asturiano (a pesar de que me parece el mejor del mundo) porque ellos no usan ese y me decidí por el criollo porque vi a varios cocineros usándolo. Pues no fue la mejor decisión, no aporta nada al arroz, creo que el chorizo asturiano le hubiera dado un toque brutal. En resumen que no os voy a engañar, no fue el arroz de mi vida ni mucho menos, estaba rico sin mas.

Ingredientes;

  • 2 pechugas de pollo cortadas en trozos
  • 2 chorizos criollos cortadas en rodajas
  • 2 dientes de ajo pelados y picados
  • pimentón
  • 300 gramos de arroz bomba
  • azafrán
  • mantequilla
  • aceite
  • caldo de pollo
  • 1 manojo de cebolletas picadas (la parte verde)
  • 250 gr de langostinos
  • coñac

En una sartén con un poco de aceite sofreímos el pollo salpimentado, agregamos el chorizo y sofreímos un par de minutos

Agregamos el ajo y el pimentón, le damos un par de vueltas.

Añadimos el arroz, el azafrán y el caldo (el doble que de arroz y un poco mas) y cocinamos a fuego suave durante unos 18 min.

En otra sartén con un poco de aceite sofreímos las cebolletas, agregamos los langostinos y un buen chorro de coñac, dejamos que se evapore el alcohol y lo vertimos sobre el arroz.

Dejamos reposar unos minutos y servimos.

Como os digo, es un arroz rico sin mas, pero si sustituís el criollo por un chorizo con algo mas de grasa… la cosa cambia. Se que mucha gente se hecha las manos a la cabeza de pensar en ponérselo al arroz, pero yo lo hago en muchas ocasiones y creerme que queda muy muy bueno. Por otra parte el toque de los langostinos al coñac puede parecer también un poco raro, pero a mi la verdad que me gusta mucho, aunque podéis prescindir de él si lo preferís.

Y ahora podéis pasar a ver los desafíos de mis compañer@s aquí

Mini-hamburguesas con queso de cabra y cebolla caramelizada

La pasión actual con el queso de cabra me recuerda bastante a la que hubo hace tiempo con la reducción de Módena, de un tiempo a esta parte es como el ingrediente estrella de mil platos. A mi personalmente me vuelve loca, es un indispensable en mis ensaladas y no puede faltar nunca en mi nevera, así que tan contenta.

La idea de las mini-hamburguesas vino empujada por la degustabox de este mes, nos han enviado unos mini-panecillos de burguer muy monos que me pedían a gritos una hamburguesita de su tamaño (tendía que haberos puesto en la foto algún objeto comparativo para que se apreciara bien lo pequeñita y mona que es).

La receta es sencilla, una carne aliñada a mi gusto, ali-oli, lechuga, tomate y una de mis combinaciones favoritas, queso de cabra y cebolla caramelizada. Un bocado perfecto.

Ingredientes para las hamburguesas;

  • 500 gr de carne picada, mitad cerdo, mitad ternera
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de pimienta
  • 1 cucharada de salsa perrys
  • 1 cucharadita y media de mostaza

Ingredientes para la cebolla caramelizada;

  • 3 cebollas grandes
  • 50 ml de coñac
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 50 gr de azúcar moreno

Ingredientes para montar las hamburguesas

  • 8 mini-panecillos de hamburguesa
  • lechuga
  • 2 tomates de pequeño tamaño
  • ali-oli
  • queso de cabra en rodajas

En un bol ponemos la carne picada con la sal, la pimienta, la salsa perrys y la mostaza. Mezclamos bien con las manos y dejamos reposar mientras preparamos la cebolla caramelizada.

En el vaso de la thermomix ponemos las cebollas peladas en cuartos, picamos 2 segundos al 5.

Bajamos los restos de las cebollas añadimos el aceite, el coñac y el azúcar moreno, programamos 35 min, varoma, velocidad cuchara y reservamos.

Formamos las mini-hamburguesas y las pasamos por la plancha hasta que se hagan.

A la vez que hacemos la carne abrimos los panecillos y tostamos el interior.

Para formar nuestra hamburguesa colocamos en la parte de abajo del panecillo una cucharadita de ali-oli, encima un poco de lechuga, una rodaja de tomate, encima la carne, la rodaja de queso de cabra y finalmente una cucharadita de cebolla caramelizada y coronamos con la parte de arriba del panecillo.

Con esta cantidad de carne preparé 8 mini-hamburguesas para los 8 panecillos que tenía y saqué otras dos de tamaño normal. La cebolla caramelizada que nos sobre podemos guardarla en un bote para otras preparaciones.

Bundt cake de coco y chocolate blanco

Desde que vi este bundt cake en I love bundt cake, casi no he podido pensar en otra cosa, chocolate blanco? coco? me parecía una combinación magnifica y tenía que probarlo. Y aquí está, un magnifico bundt extremadamente húmedo, jugoso y a la vez contundente que no te dejará indiferente. Sale un bundt enorme, pero aguanta tierno días y días así que no hay problema y si sois pocos en casa, siempre podéis llevar un trozo a la familia, al vecino, o a la oficina, os quedarán enteramente agradecidos.

En cuanto al sabor, tengo que reconocer que aunque lo encontré delicioso, no aprecié el chocolate blanco. El coco sin embargo se apreciaba en su justa medida (que es como a mi me gusta) lo encuentras y disfrutas, pero no es para nada excesivo. Y es que a mi el coco me gusta de a poquitos, no soy una gran amante de este ingrediente, pero si que me gusta mucho cuando solo «te lo encuentras» sin demasiado protagonismo. Lo que mas me gusto de este bundt fue su jugosidad, la humedad que tiene, una delicia.

Ingredientes;

  • 125 gr de chocolate blanco
  • 125 gr de agua caliente
  • 225 gr de azúcar
  • 225 gr de mantequilla
  • 4 huevos
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 360 gr de harina tamizada
  • 1 cucharadita de bicarbonato (lo tamizamos con la harina)
  • 250 de buttermilk (en su defecto leche con un chorrito de zumo de limón que dejaremos reposar mientras llega el turno de utilizarlo)
  • 4 claras de huevo
  • 80 gr de coco rallado

Derretimos el chocolate blanco en el agua caliente y reservamos.

Batimos el azúcar y la mantequilla hasta que blanquee.

Añadimos los huevos a la masa anterior, uno a uno y sin dejar de batir, esperamos que se integre el primero para añadir el segundo.

Añadimos el extracto de vainilla y mezclamos.

Con la batidora al minimo vamos añadiendo la harina y el buttermilk, alternando uno y otro, acabando con la harina.

Batimos las claras (no las monté, las puse espumadas) se las añadimos a la mezcla.

Finalmente añadimos el coco, le damos unas vueltas a la masa para que se reparta y vertimos en un molde.

Llevamos al horno precalentado 180º durante 50-60 min.

Sacamos del horno y dejamos reposar 15 min antes de desmoldar.

Hummus de cúrcuma y anacardos

Y aquí está la tonta del hummus, porque lo sé, lo mío con esta crema de garbanzos roza la obsesión, pero que queréis que os diga, me vuelve loca y es ver una nueva receta y no pienso en otra cosa hasta que lo pruebo.

Esta receta en concreto la vi en instagram, en la cuenta de @dulcementenadia y me dejó muda, así que me puse manos a la obra. La textura me ha resultado muy diferente a la de otros hummus y le hice un par de pequeñas variaciones para adaptarlo mas a mi paladar, pero nos ha gustado muchísimo. Le puse menos comino y ajo, pero le añadí aceite de oliva, que a mi el hummus me lo pide y un poquito de sal, que a mi el cuerpo me la pedía ;), pero ya sabéis, al final es cuestión de darle el toque de cada uno.

Ingredientes;

  • 400 gr de garbanzos cocidos
  • jugo de media lima
  • 50 gr de anacardos tostados
  • 40 ml de agua
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de cebolla molida
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva hasta conseguir la textura deseada

En la thermomix o en una batidora, trituramos los anacardos con el agua.

Añadimos el resto de ingredientes (a excepción del aceite de oliva). Trituramos bien y probamos. Añadimos aceite de oliva hasta conseguir la textura y sabor que nos parezca y finalmente lo ponemos al punto de sal.

Vamos que como siempre, preparar un hummus no tiene ninguna ciencia, así que no llego a entender como nadie puede ir a comprarlo al mercadona con lo espectacular que está el que hacemos en casa 😉

Ha desbancado a mis adorados hummus nórdico y hummus de aceitunas negras? No, es mas, no creo que exista hummus mas buenos que esos, pero aun así es una opción deliciosa que os recomiendo probar, me ha gustado mucho mas que el de ajo negro o el de guacamole, que me gustó tan poco que ni me molesté en enseñároslo.

Tacos de aguacate y salmón ahumado

El desafío se va de vacaciones y como último reto de la temporada nos han propuesto unos tacos mexicanos.

Ya os lo he comentado alguna vez, siempre me da mucho pudor cocinar recetas de otros paises, así que de antemano le pido disculpas a los mexicanos si mis tacos son un atentado a lo que ellos harían, pero realmente era un día de calor y este relleno me llamaba a gritos.

Un requisito indispensable para la receta era que la masa fuera casera y ahí si que me entró un poco el temor, porque quería que fueran tortillas de maíz y esta harina se me da bastante regular. En fin que al final me vi un montón de videos en internet y me lancé a la faena.

La masa al final me resultó muy sencilla, el truco diría que está en usar el agua caliente, no hace falta que esté hirviendo, pero si calentita.

Ingredientes para las tortillas de maíz;

  • 175 gr de harina de maiz
  • 265 ml de agua caliente
  • 1/2 cucharadita de sal

Ingredientes para el relleno;

  • aguacate
  • tomate
  • lechuga
  • salmón ahumado
  • queso (el que prefieras, yo le puse uno ligero de cabra con hiervas)
  • aceite de oliva
  • mayonesa

En un bol ponemos la harina y la sal, en el centro añadimos el agua y con una cuchara de madera lo mezclamos hasta que la harina absorba todo el agua, en ese momento comenzamos amasarlo dentro del mismo bol. Al final tendremos una masa bastante lisa que no se pega a las paredes del bol. Si formas una bola e introduces el dedo se mantiene la forma sin cuartearse. Dejamos reposar durante 1 hora.

Pasado ese tiempo dividimos la masa en pequeñas porciones y formamos una bola con cada una de ellas (a mi me salieron unas 12), cortamos dos papeles de horno, ponemos sobre uno de ellos la bola de masa y tapamos con el otro. Dejamos caer sobre la masa algo pesado (yo utilicé un libro de cocina de los de toda la vida, bien gordito). Apretamos bien y cuando lo retiremos tendremos formada la tortilla con la forma perfecta. Si lo prefieres mas fino podrías hacerlo con el rodillo, pero entonces conseguir la forma será más dificil.

En una plancha o una sartén antiadherente bien caliente colocamos las tortillas, cuando empiecen a levantarse los bordes será el momento de darle la vuelta, lo tendremos un par de minutos y le damos la vuelta. Haremos esto hasta que se inflen por dentro, que será lo que nos indica que ya está listo. Apilamos las tortillas según las vamos haciendo sobre un paño húmedo y las reservamos ahí hasta el momento de rellenar.

Preparamos el relleno mezclando en un bol el aguacate, el tomate, el queso y el salmón, todo picado como mejor nos parezca. Le ponemos un chorro de aceite de oliva y sal.

Rellenamos los tacos con esta mezcla y servimos sobre una cama de lechuga que también aliñaremos con el aceite. Finalmente añadiremos un poco de mayonesa para decorar y darle el toque final.

No os voy a decir que esto sea el sabor de México porque es cierto que no lo es, pero estaban espectaculares, además la masa me ha salido tan buena que estoy segura que cuando vuelva el frío me animaré con un relleno mas tradicional.

Y ahora si os apetece ver las propuestas de mis compañer@s podéis hacerlo AQUI

Bizcocho derramado

Hoy os traigo un bizcocho que me ha dejado entusiasmada y es que lo tiene todo, un tamaño reducido para saciar las ganas de dulce el fin de semana, una elaboración tan sencilla que no necesitarás ni sacar la batidora y un sabor delicioso a pesar de la sencillez de sus ingredientes.

La receta la vi en un video en youtube que aquí os dejo. La verdad que me llamó mucho la atención que llevara la mermelada dentro de la masa y me parecía raro que no se bajara…. pues bien, a mi si que se me bajó y es que la masa no es tan espesa como para que la sostenga o tal vez puse la capa de abajo demasiado fina… no lo se. Ese mismo canal tiene otra versión en la que hacen un el mismo bizcocho pero con el doble de ingredientes y en esa primero hornean 1/3 de la masa durante unos minutos, luego le ponen la mermelada y encima el resto de la masa. A mi personalmente esa versión me convencía menos, así que opté por esta.

En la video usaron un molde plum cake no muy grande, pero el bizcocho se veía bastante bajo y a mi me gustan bien altos, así que opté por el molde mas pequeño que tenía, que era de papel de los de panettone y que creo que sería de unos 12 cm. Como os digo sale un bizcocho pequeño, ideal para que no os sobre ni una miga, pero obviamente podéis doblar las cantidades si lo queréis mas grande.

Ingredientes;

  • 2 huevos
  • 50 gr de azúcar
  • un chorrito de vainilla liquida
  • 50 ml de leche
  • 50 ml de aceite de girasol
  • 110 gr de harina
  • 1 sobre de levadura
  • memelada

En un bol batimos con unas varillas los huevos con el azúcar.

Añadimos los líquidos (vainilla, leche y aceite) batiendo después de poner cada uno de ellos.

Le ponemos la harina y la levadura y terminamos de mezclar la masa hasta que la harina esté completamente integrada y no tengamos grumos.

Ponemos poco mas de 1/ 3 de la masa en un molde, encima colocamos la mermelada, lo haremos con ayuda de una cuchara y mucho mimo para intentar evitar que se hunda en la masa. Finalmente ponemos el resto de la masa encima, procurando tapar por completo la mermelada.

Llevamos al horno precalentado a 170-180º durante unos 30-40 min (dependerá del molde que uséis, a mi me llevó los 40 min)

Sacamos del horno dejamos enfriar, decoramos con azúcar glass y a disfrutar.

Pan rollo de lana

Hacía tiempo que no subia dos recetas tan seguidas verdad? con un poco de suerte se convierte de nuevo en costumbre 😉

Al lio, me moría de ganas de preparar este pan, para empezar porque hacía siglos que no hacía ninguno, pero además porque vi la receta hace unos días en el canal de Caro Trippar y me dejó sin habla. No veía la hora de que llegara el horno nuevo para meterme en harina.

La receta es sencilla, sobre todo si nos ayudamos de algún aparato para el amasado. El video en el que Caro se basó rellenan el pan, pero yo no me decidía con que hacerlo me parecía que todo le iba ir bien, jamón, queso o incluso nocilla, así que al final decidí no rellenarlo y así podríamos comer cada pedazo con lo que mas nos apeteciese.

Ingredientes;

  • 300 gr de harina de fuerza (necesité como una cucharada mas)
  • 3 gr de levadura seca de panadero
  • 80 ml de leche tibia
  • 100 ml de nata líquida
  • 5 gr de sal
  • 30 gr de azúcar
  • 1 huevo

Ponemos la levadura en la leche, removemos y dejamos reposar por lo menos 15 min.

En un bol ponemos la harina, añadimos la sal y el azúcar y mezclamos.

Hacemos un agujero en el centro de la harina y ponemos la nata liquida, el huevo y la mezcla de leche y levadura. Amasamos hasta obtener una masa lisa. Formamos una bola y dejamos levar hasta que doble su volumen.

Usé la amasadora y la masa parecía estar siempre muy pegajosa, pero cuando la vi mas lisa la paré, me moje las manos con aceite de girasol y le di forma de bola. Después del levado sin embargo se manejaba muy bien y no se pegaba nada. Con esto quiero deciros que no caigáis en la tentación de ponerle harina sin parar, puede necesitar un poco mas porque depende del tamaño del huevo, de las distintas harinas, pero en ningún caso va necesitar muchísima mas. Yo le añadí una sola cucharada.

Una vez levada la masa la ponemos sobre la mesa de trabajo, con las manos la extendemos un poco y la aplastamos ligeramente. Cortamos 5 pedazos iguales.

Con cada pedazo que hemos cortado formamos una bola y los dejamos reposar entre 15 y 30 min.

Pasado el tiempo de reposo estiramos cada pedazo de manera mas o menos rectangular y con la ayuda de un cuchillo vamos cortando la masa hasta la mitad (como veis en la foto), luego comenzáis a enrollarlos sobre si mismos empezando por el lado que no está cortado y los vamos colocando en un molde engrasado de unos 20 cm (el mío era de 18 cm).

Una vez que tengamos todo el pan formado lo dejamos levar de nuevo hasta que doble su volumen. A mi este paso me llevó bastante tiempo porque hoy estaba muy fresco, pero en un día caluroso en una hora puede estar listo perfectamente.

Finalmente pincelamos con leche y llevamos al horno precalentado 170º durante 20 min.

Al sacarlo del horno lo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

El resultado salta a la vida, un pan muy vistoso que debe su nombre a su bonita forma como si fueran varios ovillos de lana. El sabor es dulce, pero no en exceso y cuando pruebas un pedazo te viene a la cabeza mil cosas que ponerle, pero sigues comiendo porque solo está riquísimo también.