Mermelada de melocotón

SAM_2711

Y tras un verano en el que he cocinado poquito (poquito pero algo si que he preparado, ya os lo iré subiendo) el curso vuelve a comenzar. Llega septiembre y con mucha pereza nos metemos en la cocina a preparar el primer reto. 

En esta ocasión tocaba dulce y la profe ha sido muy buena y nos ha dado una receta facilita (conservas dulces)  y yo que lo he aprovechado para no complicarme la vida porque últimamente no se que hago con las horas del día pero desaparecen sin que haga nada de lo que planeo hacer… en fin, que por ese motivo elegí una receta facilita como lo es la clásica “mermelada de melocotón”.

desafio+en+la+cocina_Maquetaci%C3%B3n+1+(1)Que la receta es sencilla y bastante común es indudable, su sabor sin embargo es espectacular… no se como  no la había preparado antes, que cosa tan rica, si me apetece comérmela a cucharadas. Ha pasado a ser mi mermelada súper favorita.

La receta es de La Juani de Ana Sevilla y la he preparado con la thermomix. En la receta original venía una cucharadita de vainilla pero como la había terminado le puse 1 vaina con un corte longitudinal, también traía una pizca de canela, pero no me apetecía y la suprimí.

SAM_2713Ingredientes;

  • 800 gr de melocotón en trozos (sin piel ni hueso)
  • 400 gr de azúcar
  • 1 vaina de vainilla
  • 20 gr de zumo de limón

Ponemos en el vaso de la thermo el azúcar, el zumo de limón y el melocotón troceado en cuartos. Picamos 5 seg a velocidad 5.

Añadimos la vaina de vainilla tras hacerle un corte longitudinal y programamos 30 min, 100º, giro a la izquierda, velocidad 2. No colocamos el cubilete para facilitar la evaporación y colocamos en su lugar el cestillo para evitar salpicaduras.

Programamos ahora 15 min, varoma, giro a la izquierda, velocidad 2.

Retiramos la vaina de vainilla.

Ahora ya tendríamos lista la mermelada, si queremos conservarla porque no pensamos consumirla toda en los próximos días (aunque dura bastante y está deliciosa) podemos envasarla.

Lo primero que tenemos que hacer es esterilizar los tarros donde queremos conservar nuestra mermelada, para ello podemos hervirlos junto con las tapas o lavarlos en el lavavajillas (opción mucho mas cómoda que es la que yo elijo)

Llenamos los tarros con la mermelada bien hasta arriba y en caliente (nada mas termine de hacerse), colocamos la tapa y les damos la vuelta hasta que enfríen por completo, así se hará el vacío. Esta es una manera muy cómoda de conservar y os puedo asegurar que yo siempre lo he preparado así, pero es verdad que he leído de gente que se le ha estropeado, así que si queréis aseguraros otra manera de hacer el vació es hirviendo los tarros llenos al baño maría.

De todas maneras estar atentos cuando abrís el tarro que suene el clásico “pop” para estar completamente seguros que estaba bien envasado (aunque seguramente el olor también os daría una pista).

En fin, os invito a pasar por el blog del desafió para echar un vistazo a la diversidad de conservas dulces que han preparado l@s compañer@s AQUI

Anuncios

Aceite aromático

aceitePuntual como un reloj aquí estoy de vuelta. Aunque poco mas y no tengo receta para publicar, porque estos días me los he tomado de merecido descanso y no he sacado la camara ni una sola vez ;).

Tambien quería daros las gracias por vuestro apoyo estos días, me siento muy agradecida de teneros ahí, al otro lado de la pantalla.

En fin, que hoy os traigo una receta de esas sencillisimas y de resultado fantástico y es que es una maravilla preparar nuestros propios aceites aromaticos en casa.

Era la primera vez que los hacía y preparé uno picante y otro de albahaca. Recomiendan hacerlos con aceite de oliva suave, pero a mi para estas cosas me gusta mas el intenso y la verdad es que queda estupendo.

Obviamente cuanto mejor sea el aceite, mejor será el resultado.

Aceite aromático picante;

500ml de aceite de oliva virgen extra, 8 guindillas secas (las guindillas las abrí), unos granos de pimienta, 2 dientes de ajo y 1 hoja de laurel.

Aceite de oliva de albahaca;

500ml de aceite de oliva virgen extra, un buen puñado de albahaca y 2 dientes de ajo.

Tan sencillo como introducir todos los ingredientes en una botella de cristal y dejarlo macerar durante un mínimo de 15 dias en un lugar oscuro.

A los 15 dias yo le quite el ajo, porque en mi opinión estaba dando demasiado sabor y en el caso del aceite de albahaca, tapaba su sabor. Pero ya fue una cuestión personal, podeis hacer como os parezca.

No tengo foto del aceite de albahaca porque lo metí en una botella que tiene etiqueta y se veía muy cutre.

Es un vicio de aceite, o uno, o el otro, pero todos los días vierto un chorrito sobre la comida, de verdad que es delicioso.

Y hablando de vicios, quería aprovechar la ocasión para enseñaros otra cosa 😉 Os había comentado que tenía ganas de conseguir la sal liquida picante y algunos me comentasteis que la habia en hipercor. Pues bien, el otro día fui y no les quedaba, pero la que si tenían era esta de la foto “sal líquida de trufa”. Me ha entusiasmado, me encanta. Le da un toque a la comida fantástico y además es muy baja en sodio, que la podemos consumir sin miedo.

Concentrado de tomates

Esta receta que vi aquí, está preparada con cherrys en vez de tomates pera.

Habrá quien se eche las manos a la cabeza y me diga -concentrado de cherrys???- porque no he encontrado ninguno en toda la red, así que seguro que no es muy normal hacerlo así. Los concentrados de tomate se hacen sobre todo con tomates pera carnosos y maduros. Los cherrys no serían los mas ideales sobre todo por las pepitas. Pero es que mi vecina este año tiene mas cherrys que nunca y ya los he preparado de todas formas, no sabía que mas podía hacer con ellos. Por eso me animé a probar con el concentrado.

Resultado…. delicioso, por eso lo he publicado, porque realmente el sabor es indescriptible, me apetece comerlo a cucharadas y las pepitas no molestan lo mas mínimo. Así que os doy la receta que en principio sería para tomates pera y sería los que normalmente usariais. Pero si como yo, teneis una gran cantidad de cherrys con los que ya no sabeis que hacer…. os aseguro que este concentrado también os va encantar con esa variedad.

Ingredientes; 30gr de cebolla, 35gr de aceite de oliva, 2 horas de albahaca, 1kg de tomates, 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de azúcar.

Ponemos en el vaso la cebolla y el aceite. Picamos 5seg al 5 y sofreimos 8 min, 100º, vel cuchara.

Añadimos la albahaca, los tomates (si son cherry enteros, si son pera, en cuartos), la sal y el azúcar. Trituramos 10seg al 7.

Quitamos el cubilete para que evapore bien y programamos 30 min, varoma, vel 2.

Trituramos 1 min al 10 y volvemos a programar 15 min, varoma, vel 2.

Lo guardamos en tarros esterilizado y les damos la vuelta para que hagan vacio.

Estos concentrados se usan en infinidad de recetas, tiene un intenso y delicioso sabor a tomate. Merece la pena prepararlo en casa.

Gomasio (sal de sesamo)

A decir verdad no tenía ni idea de lo que era el Gomasio ni para que se utilizaba, así que sentí una gran curiosidad al ver la receta en la revista thermomix del mes pasado. Según me informé, el gomasio es una palabra japonesa que viene de unir goma (sesamo) y sio (sal), así que obviamente es una sal de sesamo que por lo visto es habitual en la comida japonesa.

Como la receta es sencillisima, lo he preparado y no os imaginais el olor que tiene…. delicioso, recuerda al cacahuete. Y lo podemos utilizar para dar sabor a multitud de platos, yo ya lo he probado en pasta, arroz y verduras y a todo le viene bien. Le da un toque riquísimo. Lo único que tendriamos que tener en cuenta es que no deja de ser “sal” aunque con un sabor muy suave, así que si lo vamos a utilizar, será mejor que nos quedemos escasos de sal en la coccion previa de los alimentos. Aunque tambien podemos utilizarlo como única sal a la hora de cocinar algunos platos.

De sabor, ya os digo, a sesamo… que es un sabor delicioso que como ya os digo, a mi siempre me recuerda al cacahuete.

Os voy a poner el modo de hacerlo en thermomix, pero obviamente podeis hacerlo sin ella, moliendo el sesamo en molinillo del café y mezclandolo después con la sal en una picadora o batidora.

Ingredientes; 100gr de semillas de sesamo crudas y 20gr de sal marina gruesa.

Tostamos las semillas de sesamo en una sartén (sin dejar de moverlas para que no se quemen) las dejamos enfriar.

Ponemos en el vaso las semillas y trituramos 10 seg al 10.

Añadimos la sal marina y mezclamos 5 seg al 5.

Guardamos en un bote hermetico y vamos utilizandolo para sazonar nuestros platos.

Dulce de membrillo

Mi vecina me regala siempre un dulce de membrillo que prepara todos los años, pero este le he pedido que casi mejor me regale algunos membrillos y así puedo hacerlo yo misma, que nunca lo había hecho y tenía ganas de ver que tal quedaba en la thermomix ;).

Ha resultado super fácil de hacer con la máquinita, siendo lo mas pesado cortar los dichosos membrillos y quitarles todos los trozos picados y demás. Son tan duros que el trabajo es un poco laborioso. Pero al final merece la pena. Una vez mas he pecado de prisas y lo he probado nada mas se ha enfriado, pasadas muy pocas horas, de ahi que como veis en la foto aun no esté con la textura “perfecta” se me pegara al molde y lo destrozara un poquito para cortarlo. Pero de sabor…. que rico… me lo podría comer todo, ya sea con queso, pan o así a secas ;).

Ingredientes; 500gr de carne de membrillo (el peso es una vez cortado, solo los trozos buenos y sin pepitas), 500gr de azúcar y el zumo de 1 limón.

Ponemos los ingredientes en el vaso y le damos al turbo un par de veces. Después trituramos 30seg al 5-10. Bajamos los restos de las cuchillas y programamos 30min, 100º, vel 5. Ponemos el cestillo encima para evitar que salpique y dejar que evapore al mismo tiempo.

A la mitad del tiempo bajé la velocidad al 3 porque vi que se movia bien toda la masa.

Pasado ese tiempo retiramos a un molde y dejamos enfriar. Lo guardamos en la nevera por lo menos 24 horas para consumir (yo no pude esperar para probarlo) o tambien podemos congelarlo si hacemos mucha cantidad.

Aceitunas negras aliñadas

sdc15837Que ritmo llevo, que voy a receta diaria 😉 espero no aburriros. Pero es que ahora que tengo tiempo me apetece probar todas esas cosas que tengo pendientes. Como las aceitunas que hoy os traigo.

La receta la había visto en la revista thermomix, pero he de reconocer que allí no me llamaron demasiado la atención. Fue en el blog de Canelona cuando se me antojaron y ayer por fin, las preparé. Son fantásticas para comer así sin mas, además el “mejunje” te pide pan. Pero sobre todo me han encantado para alegrar la ensalada. Hoy mismo se las he puesto a una ensalada corriente de lechuga y poco mas y no veáis que cambio. Riquísima.

Como Cane también advierte, os cuento que el sabor del ajo es muy intenso, así que si lo preferís mas suave quitarle alguno. Yo la verdad es que soy muy “ajera” me encanta de todas las maneras, aunque sobre todo frito con mayonesa jeje, así que le he puesto los 3 y para mi está perfecto.

  • 200 gr de aceitunas negras (las usé de lata sin hueso)
  • 100 ml de aceite de oliva suave
  • 150 gr de cebolleta
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de cominos
  • 30 gr de vinagre de módena (en la receta original lo ponen de jerez, pero usé el que tenía):

Ponemos todos los ingredientes en el vaso, a excepción de las aceitunas y programamos 4 seg al 5.

Ponemos las aceitunas escurridas en un bol y vertemos la mezcla por encima. Dejamos macerar durante 24 horas. Pasado ese tiempo guardamos en tarros y a la nevera.

Cuando lo vallamos a consumir lo sacamos un ratito antes ya que el aceite en la nevera se quedará mas solido.

Mermelada de tomate con vainilla

El otro día mi vecina me dió un montón de tomates cherry y después de gastarlos en una gran variedad de ensaladas, me vino después con mas. Si es que no me la merezco jeje. Así que encantada de la vida, porque me encanta que me den productos de la huerta, pensé en hacer esta mermelada, que no tiene ciencia ninguna, pero está riquísima y que sobre todo le va fenomenal al queso.

Cuando empecé a cocinar, no tenía ni idea de mermeladas de tomates, ni de pimientos confitados. Es mas, ambas cosas me parecían un horror, no me imaginaba que pudieran estar buenas. Y lo que me estaba perdiendo, hoy es uno de los manjares que mas me gustan, unas tostas de pan con queso de untar y pimientos confitados o mermelada de tomate…. que ricooooo. Así que si sois reacios y no lo habeis probado, hacerme caso, está riquísima.

Ingredientes; 600gr de tomates cherry (lavados y sin rabito), 300gr de azúcar o 400gr si os gusta muy dulce, zumo de medio limón (aunque os voy a confesar que a mi se me olvidó ponerselo) y 1 vaina de vainilla.

Ponemos los tomates con el azúcar y el zumo de limón en el vaso de la thermomix, trituramos 5 seg al 6 para romperlos y mezclar los ingredientes.

Añadimos la vaina de vainilla en 3 trozos y programamos 45min, 100º, vel 2. Dejamos el cestillo encima en vez de el cubilete para que evapore.

Pasado ese tiempo podeis quitar la vaina de vainilla, pero yo preferí dejarsela y trituramos 1 min al 5-10.
Guardamos la mermelada en 2 tarros pequeños o 1 grande.