Bundt cake de crema de cacahuete

Y por fin tengo horno nuevo. No sabéis las ganas que tenía de tenerlo, de volver a preparar todo tipo de masas. Me siento como una niña con zapatos nuevos.

Para el estreno del susodicho tenía clarísimo que quería un bundt cake y el elegido fue este que vi en I love bundt cake y que ya os adelanto que aunque las fotos no han quedado muy allá, tiene un sabor espectacular. Cuando lo sacas del horno el olor de la mantequilla de cacahuete te embarga, pero cuando lo cortas….. bufff indescriptible, se te hace la boca agua.

Si os animáis ha prepararlo (cosa que os recomiendo) recordar que la mantequilla de cacahuete ha de ser crujiente,, no de la normal, porque luego en el bundt te encontraras esos trocitos y serán un regalo al paladar, creerme, no prescindáis de ellos.

En la receta decía que quedaba perfecto para un molde de 5 tazas, así que usé el mas pequeño que tengo, el jubilee loaf pan, que es de 6 tazas, pero desde el primero momento me pareció que era mucha masa para ese molde y efectivamente a los 5 min de cocción ya se salía la masa del molde. Cuando lo repita seguro usaré un molde mas grande, porque prefiero que se asiente perfectamente sobre la base. También tenía una cobertura de chocolate que sin duda le iba fenomenal, porque la mezcla de crema de cacahuete con chocolate creo que es de las cosas que mas me gustan, pero los bundt cake son tan calóricos que me cuesta añadirles cobertura.

Ingredientes;

  • 250 gr de harina
  • 100 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 180 gr de crema de cacahuete crujiente
  • 200 gr de azúcar
  • 4 huevos
  • 120 ml de buttermilk (o en su defecto leche con zumo de limón tras dejarla reposar)
  • 1 sobre doble de gaseosa
  • 1 pizca de sal

Procuramos que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente.

Tamizamos la harina con la gaseosa y la sal, reservamos.

Batimos las mantequillas con el azúcar hasta que estén completamente integradas.

Sin dejar de batir comenzamos añadir los huevos, de uno en uno y esperando a que el primero esté integrado para añadir el siguiente.

A partir de aquí a mi me gusta hacer la mezcla de manera manual, suelo desenganchar el batidor de la amasador y lo utilizo para ayudarme hacerlo.

Vamos añadiendo la harina y la buttermilk de manera alterna y mezclándolo con mimo (acabaremos siempre con la harina).

Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado y llevamos al horno precalentado. Cocinamos según las instrucciones de tu horno. en el mío lo tuve 50 min a 170º.

Pasado el tiempo lo dejamos reposar 10-15 min y lo desmoldamos sobre una rejilla y si podemos contenernos esperamos a que esté frío para degustarlo. Ahora que si no te contienes y le metes mano… disfrútalo que tampoco pasa nada.

Tarta de crema y fruta fresca

Hoy es 20 de mayo y toca desafío, pero no es un desafío cualquiera, el el 9º aniversario del reto y para celebrarlo nos han propuesto preparar una tarta de crema y fruta fresca con una base casera.

La verdad es que tenía clarísimo que quería preparar la clásica tarta con base de masa sable, una rica crema y bien variadita de frutas, pero no ha podido ser y es que ahora mismo estoy sin horno. Mi horno que no ha cumplido 6 años y es el que venía de obra, nunca ha funcionado bien, estaba lleno de trucos para poder hacer cualquier cosa y había cosas que eran impensables como por ejemplo asar un pollo, lo quemaba por fuera y quedaba crudo por dentro por bajo que lo pusieras… en fin, que fue a peor hasta que nos hemos decidido ha cambiarlo. El caso es que se ha retrasado el nuevo y no ha llegado a tiempo para poder hacer el desafío. Yo en una ocasión como esta, la verdad que no quería faltar, así que se me ocurrió hacer la tarta con una base de bizcocho para microondas y ha salido deliciosa.

Lo de la variedad de frutas ya es otro cantar, pensé que tenia fruta de sobra en casa y resulta que no…. habíamos terminado las fresas y los albaricoques me pareció una pereza pelarlos y picarlos así que me decanté por kiwis, plátanos y melón.

Ingredientes para el bizcocho:

  • 2 huevos
  • 50 gr de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 50 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de vainilla

Ingredientes para la crema pastelera;

  • 2 huevos
  • 30 gr de Maizena
  • 65 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • 15 gr de mantequilla
  • 350 ml de leche
  • esencia de vainilla

Fruta fresca variada para cubrir la tarta

Lo primero que haremos será preparar la base de bizcocho, para ello colocamos la mariposa en el vaso de la thermomix e introducimos los huevos, el azúcar y la sal, programamos 4 min, 37º vel 3 y medio.

Añadimos la harina, la levadura y la vainilla y mezclamos 10 seg al 2, quitamos la mariposa y terminamos de mezclar con una cuchara y mucho mimo.

Vertimos la mezcla en un molde engrasado que pueda ir al microondas, tapamos con papel film y llevamos al micro, máxima potencia 2 min y medio.

El molde que yo tengo para poder hacer el bizcocho en el micro es de 22 cm y el molde en el que quería hacer la tarta era de 18 cm así que recorté el bizcocho y lo puse en el molde que quería utilizar.

Ahora vamos con la crema pastelera que no tiene mas ciencia que introducir todos los ingredientes en el vaso de la thermomix y programar 6 min, 90º, vel 4. Vertimos la mezcla en el molde que vamos a usar, encima del bizcocho y dejamos reposar hasta el día siguiente.

Cuando la tarta ya esté bien fría y la crema pastelera esté suficientemente consistente que se sostenga por si misma, la desmoldamos y la cubrimos con la fruta fresca.

Como veis es una tarta sencillísima que podéis hacer en menos de 30 min y de verdad que queda muy rica, el bizcocho es muy suave, la crema riquísima y luego tiene el frescor de la fruta. Una delicia.

Y ahora podéis pasar a ver la maravilla de tartas que han preparado mis compañer@s del desafío AQUI.

Coca de sardinas y tomates secos

No se el tiempo que hacía que no preparaba una cosa, seguramente incluso años. Me resultó curioso darme cuenta porque la verdad que me encanta y con la thermomix se hace en un momento, de hecho cuando la compré la preparaba constantemente. En fin que cuando nos enviaron el desafío de este mes y supe que la receta sería una coca, me entusiasmo la idea de volver a prepararla.

Uno de los miedos que tenía es que no tengo bien el horno, llevo meses queriendo cambiarlo, pero como con el tengo que cambiar la placa, como que no me acabo de decidir por ninguna. En fin, que mi horno es una locura, todo lo quema y eso a pesar de usarlo a 150º, por ese motivo me decidí por una receta sencilla con la espectacular masa del libro imprescindible de thermomix, que lleva solo 10 min de horno y los ingredientes se ponen ya listos.

El resultado es una coca que no ha quedado muy vistosa (la cebolla ni se aprecia en la foto) pero que estaba riquísima, pero es que esa masa te la comes sola si hace falta, que cosa tan rica…

En fin, vamos al lio

Ingredientes para la masa;

  • 50gr de aceite
  • 50gr de manteca de cerdo
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 300 gr de harina
  • 1 sobre de levadura seca
  • 1 pizca de sal

Ingredientes para cubrirla;

  • aceite
  • 2 cebollas
  • 2 latas de sardinas
  • 1 bote pequeño de tomates secos

Lo primero que haremos será la masa, para ellos ponemos en el vaso de la thermomix el aceite, la manteca, el agua y la sal, programamos 30 seg, 37º, vel 2.

Añadimos al vaso la harina con la levadura y la pizca de azúcar, mezclamos 20 seg a velocidad 6.

Retiramos la masa del vaso y la dejamos reposar una hora (este paso no es imprescindible, en la delegación de thermomix la preparaban muchas veces inmediatamente después de hacerla y es que la masa luego no es como de pan, si no crujiente… desde mi punto de vista podríamos ponerle mucha menos levadura.

Mientras la masa reposa picamos las cebollas y las sofreímos en aceite hasta que esté transparente (le pondremos un poco de sal también).

Estiramos la masa sobre la bandeja del horno y sobre ella extendemos nuestra cebolla pochada y colocamos las sardinas y los tomates secos. Llevamos al horno precalentado 170º durante 10-12 min.

Insisto en que la foto no le hace justicia, pero está riquísima y es que si nunca habéis preparado una coca con esta masa, ya estáis tardando en meteros en harina porque os va encantar.

Y ahora como cada mes, os invito a pasar y ver las maravillosas propuestas de mis compañer@s AQUÍ

Pulled chicken

Acaba de llegar un cacharrin nuevo a mi cocina. Si aun tenía sitio? la verdad es que no, pero al final eso no ha sido impedimento.

Como os lo contaría, he pasado del -Para que quiero una olla de cocción lenta- al -Mi gm tiene menú lento, no necesito esa olla- pasando por el -No la quiero, pero estoy viendo que acabaré picando- y finalmente llegar el -Necesito inmediatamente una olla de cocción lenta-. Y si, aquí está, en la encimera de mi cocina, sin sitio fijo aun y brillando como una niña caprichosa que sabe que va ser elegida la primera para formar equipo en la clase de gimnasia.

La verdad que me moría por estrenarla y quería probar todo tipo de recetas, pero después de mucho pelear conmigo misma por ver cual tendría el honor de ser la primera, me he animado con un clásico para los grupos de crook pot, un pulled, en este caso de pollo.

La receta del marinado lo cogí de directo al paladar que siempre es un éxito seguro y luego los tiempos me guie por otros pulled chicken en olla lenta que vi por la red. El resultado es un pollo deshebrado riquísimo que gana en jugosidad al dejarlo reposar un poco y que es ideal para comerlo de cualquier manera. En mi caso ya veis que lo he acompañado de un pan de hamburguesa, tomate, pepinillo y lechuga.

Ingredientes;

  • Pechugas de pollo (usé una bandeja de 4)
  • 45 ml de aceite de oliva
  • 15 ml de miel
  • 5 ml de vinagre
  • 5 ml de salsa Worcestershire
  • 30 gr de concentrado de tomate (la receta pone salsa de tomate, pero preferí el concentrado)
  • 30 gr de salsa barbacoa
  • 1 cucharadita de ajo granulado
  • 1 cucharadita de pimentón dulce y otra picante (o como mas os guste)
  • sal y pimienta

Colocamos en la olla las pechugas de pollo.

Mezclamos bien el resto de ingredientes y bañamos con ellos las pechugas.

Programamos 3 horas en alta.

Cuando termine deshebramos el pollo y lo devolvemos a la olla para que absorba la salsa y no lo encontremos seco.

Tras un rato de reposo comemos como mejor nos parezca.

Y está, puede ser mas sencilla esta receta? Estoy deseando prepararla con cerdo porque si el pollo estaba bueno, no me quiero imaginar como quedará el cerdo.

Si no conocéis las ollas de cocción lenta, os invito a ver la sección de cacharritos, porque la acabo de incluir y allí aunque de modo resumido os cuento un poco como funciona.

Galletas de philadelphia y vainilla de Rocío

No os lo vais a creer, pero este es el desafío número 89, casi nada. Este mes además es muy especial, una de nuestras desafiadoras, Rocio de Chismes y cacharros, ha dejado el grupo así que nos han propuesto preparar una de sus recetas para darle de ese modo nuestro pequeño homenaje.

Podíamos elegir la receta que de su blog que quisiéramos y yo que soy así como un poco necia, me empeñé en que tenía que ser una receta dulce porque es lo que tocaba, así que me puse a buscar entre los muchos postres que tiene en su blog y en seguida me enamoré de estas galletas. La receta no puede ser mas sencilla y el resultado fantástico, unas galletas deliciosas.

Ingredientes;

  • 100 gr de mantequilla en pomada
  • 200 gr de queso philadelphia
  • 250 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de azúcar avainillado
  • 80 gr de azúcar

Mezclamos la mantequilla con el queso, la sal y el sobre de azúcar avainillado.

Añadimos la harina y amasamos hasta obtener una masa lisa.

Ponemos la masa entre dos papeles de hornear y estiramos hasta formar un rectangulo, una vez estirado extiramos por encima 3 cucharadas de azúcar y enrollamos sobre si mismo. Llevamos a la nevera por 30 min.

Precalentamos el horno a 200º, sacamos el rollo de masa de la nevera y lo cortamos en rodajas no muy finas. Pasamos cada rodaja por azúcar y las vamos poniendo en la bandeja del horno.

Horneamos durante unos 20 min y dejamos enfríar.

Y ahora como siempre os dejo invito a ver las elecciones de mis compañer@s del desafío AQUI

Hachis parmentier

Este mes en el desafío me han sorprendido de verdad y es que en la vida había oído hablar del hachis parmentier y cuando voy y lo googleo me encuentro con un pastel de carne que yo siempre había pensado que era americano…….. En fin, que no, que el hachis parmentier es una receta francesa que yo había preparado en infinidad de ocasiones sin saber su nombre original.

Para esta receta normalmente preparo una boloñesa y la cubro con puré de patata, pero esta vez después de ver varias recetas por la web me apeteció hacerlo de un modo mas sencillo, menos elaborado y madre mía… por un momento pensé que me la carne me iba quedar seca, pero cuando lo probamos… delicioso, con un sabor mas intenso a carne que cuando preparamos la carne acompañada de mas verduras. Mi chico y yo nos lo hemos comido todo entre los dos de una sola atacada y ya me está pidiendo que lo repita.

Ingredientes para el puré;

  • 400 gr de patatas
  • 1 cucharada de mantequilla
  • sal y pimienta
  • queso rallado para el gratinado

Ingredientes para la carne;

  • 400 gr de carne picada de ternera
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • unas gotas de salsa perrys (que no es muy frances, pero no pude evitar añadirselo)
  • vino blanco
  • aceite
  • sal y pimienta

Pelamos las patatas y las cortamos en trozos grandes, las ponemos en agua hirviendo durante aproximadamente 25 min, o lo que tarden en estar tiernas.

Mientras se hacen las patatas picamos la cebolla y el ajo.

Ponemos una sartén con aceite al fuego y sofreímos la cebolla y el ajo.

Cuando las verduras empiecen a pocharse añadimos la carne picada, salpimentamos y removemos bien para que se suelte la carne.

Añadimos un chorro de vino blanco y esperamos a que se evapore.

Probamos y rectificamos de sal si fuera necesario. Vertimos la mezcla de carne en un bol que pueda ir al horno.

Escurrimos las patatas, añadimos la mantequilla, la sal y la pimienta. Machacamos con un pisapatatas o pasamos por un pasapuré. Personalmente desde que compré el pisapatatas no uso otra cosa, es muy cómodo y apenas ensucias nada.

Pasamos el puré a una manga pastelera con boquilla rizada y vamos colocandolo sobre la mezcla de carne.

Espolvoreamos con queso rallado y llevamos al horno a gratinar hasta que esté dorado.

Servimos y a disfrutar.

Y ahora ya sabéis lo que toca, tenéis que pasaros a ver los maravillosos hachis que han preparado mis compeñer@s del desafío AQUI.

Milhojas con merengue de caramelo

Y empezamos el año golosos, como si no hubiéramos tenido suficiente dulce estas navidades voy y os traigo una receta que rebosa azúcar. Pues es lo que hay porque toca desafío dulce y porque a nadie le amarga un dulce y la cuesta de enero siempre se hace mas llevadera concediéndonos algún capricho.

Pues como os comentaba, este desafío teniamos que preparar milhojas, la versión que mas nos gustara, tan libre como quisieramos, pero milhojas y yo que ya sabeis como soy… si no la tengo en el blog lo que se me antoja es hacerla lo mas fiel posible, pues me fui a preparar una tarta milhojas que en un principio se presuponía la mar de sencilla…. Pues bien, no lo ha sido tanto. Quería preparar merengue italiano porque no se baja, pero aunque me vi no se cuantos videos para saber como era el punto de hebra, se me paso y se convirtió en caramelo. De ahi que mi merengue sea de caramelo. No os puedo negar que el merengue quedó muy duro, que no se bajo ni un poquito y lo mejor, que estaba delicioso, con un sabor magnifico a caramelo. Pero os recomiendo prepararlo como yo lo hice??? pues sinceramente no y no porque el resultado no sea bueno, que lo es, si no porque lo pones todo perdido ya que cuando viertes el caramelo sobre las claras este sale también disparado al bol y al estar frio se endurece al momento… podeis ver las fotos de mi bol. Ese caramelo que queda pegado ya no lo puedes usar.

En fin, además de fallar con el merengue italiano, las fotos son un desastre, que le vamos hacer, estaba pachucha, con un gran resfriado que me dejó hecha polvo y no me quedó nada fotogénico. Ahora una cosa si os puedo decir, mi milhojas será feo, el merengue no será blanco y brillante, pero estaba………… de muerte lenta, espectacular, delicioso….. Así que doy por buenos todos los inconvenientes.

Ingredientes;

  • 1 lamina de hojaldre con mantequilla rectangular
  • azúcar glass

Ingredientes para la crema pastelera

  • 3 yemas
  • 100 gr de azúcar
  • 30 gr de maizena
  • 500 ml de leche
  • unas gotas de esencia de vainilla

Ingredientes para el merengue italiano

  • 3 claras de huevo a temperatura ambiente
  • 200 gr de azúcar
  • 60 ml de agua
  • 1/4 cucharadita de cremor tartaro (o en su defecto unas gotas de zumo de limón

Comenzamos con la crema pastelera ya que tendrá que enfriarse para poder utilizarla.

Ponemos todos los ingredientes de la crema en el vaso de la thermomix y programamos 9 min, 90º, velocidad 4. Mezclamos unos segundos al 9 por si hubiera algún grupo y reservamos hasta que esté fría y termine de coger cuerpo.

Continuamos cortando la lamina de hojaldre en 3 tiras iguales, las pinchamos con un tenedor para que no suban y las horneamos a 180 gr unos 10 min, o hasta que estén doradas. Reservamos

Continuamos con el merengue, para lo que batiremos las claras a punto de nieve (cuando comienzen a espumar le añadiremos el cremor o las gotas de limón.

Mientras montan las claras ponemos al fuego el azúcar y el agua, no lo tocamos y en principio tenemos que esperar a conseguir un almibar en punto de hebra. Si teneis un termometro sería a los 110º. Aun estaría transparente y sería espeso, en ese momento tendríamos que comenzar a vertirlo sobre las claras que ya tienen que estar a punto de nieve.

Vale, pues quedemonos en este paso, a mi me cristalizó el azúcar, no se porque, no se que hice mal, no recuerdo haberlo tocado, pero me cristalizó y lo único que pude hacer fue esperar a que caramelizara. Después decidí arriesgarme y añadirlo a las claras.

Tener especial cuidado al añadir el almibar o el caramelo, bajar un poquito la velocidad de la batidora para que salpique menos y usar una tapa antisalicaduras, porque podríais quemaros.

Una vez terminemos de añadir el almibar o el caramelo, seguimos batiendo a velicidad máxima esta vez durante por lo menos 10 min, hasta que consigamos un merengue bien duro y consistente.

Y ahora ya solo tenemos que montar el milhojas. Una capa de hojaldre, una capa de crema, otra de hojaldre, merengue, de nuevo hojaldre y terminamos cubriendo con azúcar glass.

Y ahora ya solo me queda invitaros a que disfrutéis de las versiones seguro que mucho mas vistosas que han preparado mis compañer@s del desafío aquí

Popietas de pollo con salsa Alfredo

Toca desafío salado y esta es una de esas veces que te quedas super a gusto con la receta que has preparado y te apetece recomendarsela a todo el mundo, así que tan contenta de enseñarosla.

En fin que nos habían retado a preparar unas popietas y no me digáis porqué pero lo primero que pensé fue en merluza… lo tenía clarísimo, pero de golpe me topé con esta receta de A freir esparragos y se me antojó, así que fue finalmente la elegida.

La receta lleva tres elaboraciones, por una parte haremos una duxelle de champiñones con la que rellenaremos nuestras popietas, luego tendremos que rellenarlas y freirlas y finalmente prepararemos una sencilla salsa Alfredo con la que las acompañaremos.

Ingredientes;

  • 250 gr de filetes de pechuga de pollo finos y estrechos

Para la duxelle

  • 125 gr de champiñones
  • 10 gr de mantequilla
  • 1 chalota
  • 25 ml de vino blanco
  • 1 cucharada de paté (opcional, yo siempre se lo pongo a la duxelle)

Para la salsa Alfredo

  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 25 gr de mantequilla
  • 25 ml de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de maicena
  • 50 ml de leche
  • 50 gr de queso crema
  • sal y pimienta

Empezamos preparando la duxelle. Calentamos la mantequilla y cocinamos la chalota hasta que esté tierna, añadimos los champiñones muy picados y cocinamos.

Añadimos el vino, dejamos hervir para que evapore el alcohol y echamos el paté, probamos y lo ponemos a punto de sal. Reservamos esta preparación.

Continuamos con la salsa, que seguramente tendremos que volver a calentar cuando tengamos la carne lista.

Derretimos la mantequilla y cocinamos el ajo y la cebolla hasta que esté tierna.

Añadimos el vino y dejamos hervir para que se evapore el alcohol.

Mezclamos la maizena con la leche fría hasta que se integre y se lo vamos añadiendo poco a poco a la sartén sin dejar de remover, finalmente le ponemos el queso crema y lo deshacemos.

Si nos parece que la salsa está muy espesa le ponemos mas leche (a mi la verdad que me encanta así y no se la pongo). Reservamos la salsa.

Estiramos los filetes de pollo, los salpimentamos, colocamos una cucharada de duxelle en cada uno de ellos, enrollamos sobre si mismos y nos ayudamos de un palillo para evitar que se abran. Llevamos nuestros rollitos a una sartén con un poco de aceite y freimos por todas las caras para que se haga la carne.

Finalmente servimos nuestras popietas acompañadas de la salsa.

Ahora os invito a ver la maravillosa variedad que han preparado mis compañer@s del desafío AQUI

Brownie en microondas

Este mes en desafío en la cocina nos han propuesto preparar un brownie. Nos han dado total libertad para prepararlo pues era de suponer que la mayoría ya tendría esta receta en sus blogs, así que podíamos innovar lo que quisiéramos. Pues bien, no ha sido mi caso, me he dado cuenta que no tengo ninguna receta de brownie clásico, del de toda la vida, así que supe que era la receta que quería publicar, busqué una opción exprés para hacerla un poco mas interesante y así fue como di en Directo al Paladar con este Brownie en microondas que bien podría llamarse, en 10 min resuelves la merienda y te hacen la ola.

El brownie es espectacular, no os podéis imaginar lo bueno que está, lo jugoso que queda. Frio está delicioso, pero caliente…. caliente os tendréis que contener para no coméroslo entero.

Como os decía la receta no puede ser mas fácil y los ingredientes mas sencillos, vamos allá

Ingredientes;

  • 2 huevos
  • 200 gr de azúcar
  • esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • 100 gr de mantequilla
  • 50 gr de cacao en polvo (usé el de valor)
  • 100 gr de harina
  • 20 gr de nueces troceadas

Batimos ligeramente los dos huevos y los mezclamos con el azúcar hasta que se integren. Añadimos la esencia de vainilla, la cantidad depende de la clase de esencia que tengáis, si es la clásica de supermercado ponéis un chorrito y si es concentrada de tiendas especializadas quizás con unas gotas sea suficiente. Añadimos también la pizca de sal.

Derretimos la mantequilla en el microondas y se la añadimos a la mezcla anterior, batimos ligeramente e incorporamos el cacao y la harina. Mezclamos bien hasta que esté completamenet integrado y sin grumos.

Añadimos las nueces y mezclamos de nuevo para repartirlas.

Vertemos la mezcla en un molde previamente engrasado que pueda ir al microondas. Lo llevamos al micro y programamos 2 min y medio a máxima potencia. Pasado ese tiempo esperamos 30 seg y volvemos a programar por otros 2 min y medio.

Y ya está, ya tenemos un delicioso brownie para chuparnos los dedos.

Y ahora os invito a ver las deliciosas propuestas de mis compañaer@s AQUI

Pescado rebozado a la cerveza con patatas asadas

Esta receta pertenece al libro la cocina fácil de Lorraine Pascale, y es la versión que ella nos da del famoso fish and chips de Reino Unido.

El plato es obviamente delicioso, a quien no le gusta el pescado rebozado con patatas? en este caso las patatas van asadas lo que ayuda a restarle calorías al plato. El rebozado es delicioso aunque sigo prefiriendo el de Gordon Ramsay.

Ingredientes;

  • 260 gr de harina
  • 4 cucharadas de harina de maiz
  • 1/4 de cucharada de levadura
  • sal y pimienta
  • 350 ml de cerveza rubia
  • 1 kg de patatas peladas
  • Filetes de pescado (usé merluza)
  • 1 lima

Mezclamos en un bol las dos harinas con la levadura y vamos añadiendo la cerveza, removiendo para que no queden grumos. Tapamos y dejamos reposar durante 1 hora.

Cortamos las patatas en porciones de 1 cm y luego en tiras. Cocemos en agua hirviendo durante 3 min, luego las escurrimos y las secamos. Las vamos colocando en una bandeja de horno, rociamos con aceite de oliva, sal pimentamos y horneamos 15 min en el horno precalentado a 220 º. Sacamos la bandeja las agitamos bien para que se muevan y las volvemos a meter otros 15 min, se tienen que ver doradas y crujientes.

En un plato ponemos un poco de harina, salpimentamos el pescado lo pasamos por la harina y lo introducimos en la masa de rebozado que teníamos reposando, dejamos que escurra el exceso y lo freímos en aceite bien caliente.

Servimos el pescado con las patatas y lo rociamos con el jugo de la lima (podéis prescindir de este paso si no es de vuestro gusto)